Nos comprometemos con el bienestar de los animales

$name

L’Oréal se ha comprometido con un mundo sin experimentos con animales durante más de 30 años.
L’Oréal no prueba ninguno de sus productos o ingredientes en animales. Hemos estado a la vanguardia de los métodos de prueba alternativos por más de 30 años.
La salud y la seguridad de nuestros consumidores han sido siempre una prioridad absoluta para L’Oréal.
Al igual que el apoyo al bienestar de los animales.

 


El problema sobre los experimentos con animales fue planteado por la sociedad civil o dentro de un marco regulatorio en la década del 2000. Mucho antes de esa época, L’Oréal desarrolló métodos alternativos con base en una tecnología exclusiva: la reconstrucción de la piel humana, seguida de otro tipo de estructuras como la córnea u otras mucosas. 
Como verdadero pionero, L’Oréal ha reconstruido modelos de piel humana en los laboratorios desde 1979. Luego, estos métodos fueron avalados por las autoridades competentes. Se crearon otras herramientas que permiten elaborar auténticas estrategias integradas de evaluación de la seguridad como alternativa a los animales. En 1989, L’Oréal dejó por completo de probar sus productos en animales, esto es, 14 años antes de que las regulaciones lo exigieran.

Preguntas frecuentes

Lee todas las respuestas
PREGUNTA
1

¿L’Oréal hace experimentos con animales?

L’Oréal no prueba ninguno de sus productos o ingredientes en animales. Ha estado a la vanguardia de los métodos alternativos durante más de 30 años. En 1989, L’Oréal dejó por completo de probar sus productos en animales, esto es, 14 años antes de que las regulaciones lo exigieran.

PREGUNTA
2

¿Qué métodos alternativos a los experimentos con animales ha desarrollado L’Oréal?

Desde 1979, L’Oréal ha reconstruido modelos de piel humana en los laboratorios para realizar pruebas de seguridad in vitro que no involucren a animales. De este modo, el Grupo ha estado a la vanguardia de los métodos alternativos para evaluar la seguridad. Desde entonces, L’Oréal ha abierto los centros de Episkin* en Lyon (Francia), Shanghái (China) y Río de Janeiro (Brasil) donde se producen pieles reconstruidas. Además de los modelos de piel reconstruida, L’Oréal cuenta con una gran variedad de herramientas como parte de su evaluación predictiva, que no involucra a animales, como el modelado molecular, los sistemas especializados de toxicología, las técnicas de diagnóstico por imagen y muchas más.
Para conocer más sobre la evaluación predictiva haz clic aquí.

PREGUNTA
3

Si no prueban los productos en animales, ¿por qué L’Oréal sigue en la lista de PETA de empresas que lo hacen?

L’Oréal no prueba ninguno de sus productos o ingredientes en animales. Sin embargo, debido a que nuestros productos se venden en China, L’Oréal aún figura en la lista de PETA de empresas que realizan pruebas con animales. En China, las autoridades sanitarias aún exigen y realizan experimentos con animales para ciertos productos.

PREGUNTA
4

¿Y por qué todavía están presentes en China?

Al estar presente en China, L’Oréal puede ayudar a que evolucionen las regulaciones sobre los experimentos con animales. L’Oréal es la empresa más activa que trabaja con las autoridades de China para el cese completo de los experimentos con animales. Como resultado, la gran mayoría de los productos que vendemos en China ya no se prueban en animales.

PREGUNTA
5

¿Qué medidas lleva a cabo L’Oréal para poner fin a los experimentos con animales en China?

Desde hace más de 10 años, L’Oréal se ha comprometido a trabajar junto con las autoridades y los científicos de China para que se reconozcan los métodos de prueba alternativos y para que las regulaciones sobre los cosméticos evolucionen hacia un cese total y completo de los experimentos con animales. Así, hoy en día, la mayoría de nuestros productos que se fabrican y se venden en China llamados “no funcionales” (sin ninguna actividad biológica) ya no se prueban en animales. Estos productos “no funcionales” incluyen cuidado de la piel, maquillaje y shampoo. En 2014 hemos abierto un Centro Episkin* en Shanghái que nos permite producir pieles reconstruidas. Estas pieles se utilizan para pruebas de seguridad in vitro que no involucran a animales y se ponen a disposición de las autoridades de China.

*Episkin es un modelo de piel humana reconstruida

L’Oréal no prueba ninguno de sus productos o ingredientes en animales y ha estado a la vanguardia de los métodos alternativos.

No obstante, algunas autoridades sanitarias pueden decidir realizar ellas mismas los experimentos con animales para determinados productos cosméticos, como aún es el caso en China. L’Oréal ha sido la empresa más activa que ha trabajado con las autoridades y los científicos de China en los últimos 10 años para que se reconozcan los métodos de prueba alternativos y para que las regulaciones sobre los cosméticos evolucionen hacia la eliminación total y definitiva de los experimentos con animales.

Desde 2015, la mayoría de nuestros productos que se fabrican y se venden en China, como todos nuestros productos del cuidado de la piel considerados no funcionales (sin ninguna actividad biológica) ya no se prueban en animales.

Desde la década de 1980, L’Oréal ha creído que el futuro de la evaluación de la seguridad depende de la elaboración de estrategias alternativas y “predictivas” para poner fin a los experimentos con animales. Este enfoque se creó gracias al relevante progreso científico en el ámbito de los modelos de piel humana reconstruida, el modelado molecular y el procesamiento de datos de alto rendimiento. Han pasado veintisiete años desde que nuestros mejores científicos expertos crearon la primera epidermis humana reconstruida: ¡una revolución internacional! Esto significó que podrían detenerse los experimentos con animales para el año 1989, 14 años antes de que se exigiera legalmente y sin hacer que nuestros productos fueran menos seguros. La comunidad científica internacional avala nuestros modelos de evaluación alternativos y predictivos como “la toxicología del siglo XXI”.
Esto demuestra los esfuerzos y los conocimientos especializados de nuestros laboratorios y les da un impulso a nuestras innovaciones.

La ingeniería tisular es la producción de tejido humano reconstruido y de otros tejidos, como las mucosas de la piel o la córnea. L’Oréal utiliza esta avanzada técnica para probar los efectos de las nuevas moléculas y predecir de manera científica sus efectos beneficiosos (al filtrar los rayos solares, combatir el envejecimiento de la piel, etc.) o perjudiciales (las irritaciones, las alergias, las alteraciones del sistema hormonal, etc.).
Existen diferentes modelos de piel reconstruida. Pueden utilizarse para probar las moléculas de los ingredientes activos, ya sea de forma aislada o asociándolas. L’Oréal utiliza estos modelos para comprender cómo reaccionarán las moléculas en ciertas pieles y así predecir su eficacia, incluso antes de que las moléculas se integren en la fórmula final de un producto cosmético.